Buscar
  • Jardineros Profesionales

Poda de la lavanda



La lavanda es una de las plantas más aromáticas perfectas para tener en nuestro hogar. Tiene algunos cuidados que no son demasiado complicados, tan sólo de mantenimiento. La poda de la lavanda se realiza para poder disfrutar de la belleza natural de la planta y de su virtud. La virtud que destaca en esta planta es su peculiar irresistible perfume. Y éste se trata de un aroma a que huele a verano, naturaleza y es una fuente de remedio medicinal natural.

En este artículo vamos a contarte todos los cuidados y la poda de la lavanda.


Características principales

Estamos hablando de un pequeño arbusto silvestre y tiene un carácter rústico. Esto hace que no requiera de demasiados cuidados por parte nuestra para poder florecer durante los meses de verano. Es importante saber que esta planta puede llegar a crecer en zonas rocosas y que no tengan demasiados nutrientes. La ubicación principal es a pleno sol, por lo que nos da una buena vista de que no necesita de muchos cuidados.

En cualquiera de sus variedades tiene un carácter perenne. Esto significa que sus hojas no se van a renovar de forma anual, sino de forma continua. Es capaz de alcanzar el metro y medio de altura si los cuidados son los correctos. Es un arbusto que adquiere un aspecto leñoso cuando se desarrolla y alcanza su madurez. Esto hace que la lavanda sea una planta ideal para formar cierres y borduras que son más llamativos cuando llega a la época de floración.