Buscar
  • Jardineros Profesionales

La Planta de Jade, el árbol del dinero


Las plantas de jade son plantas de interior carnosas, resistentes y fáciles de cultivar, además de ser longevas y en asia se dice que atraen la buena suerte.

Con sus tallos gruesos y leñosos y sus hojas ovaladas, las plantas de jade tienen una apariencia de árbol en miniatura que las hace muy atractivas para su uso como plantas de interior decorativas.

Viven durante mucho tiempo, a menudo transmitiéndose de generación en generación y alcanzando alturas de tres pies o más cuando crecen en interiores.

Es importante mantener la planta regada durante la temporada de crecimiento (primavera, verano) y más seca durante la temporada de letargo (otoño, invierno).

Las plantas de jade se pueden cultivar al aire libre como plantas de jardín en áreas con un clima suave y seco durante todo el año (típicamente en la Zona 10 y más cálido).

Son muy susceptibles al daño por frío, por lo que en lugares donde las temperaturas llegan a congelarse o a ser inferiores, es mejor cultivar jade en contenedores y llevarlo a un lugar cerrado cuando esté por debajo de 50°F (10°C).