Buscar
  • Jardineros Profesionales

Cuidados del jazmín



El jazmín o Jasminum es un género de plantas que cuenta con más de 200 especies. Se trata de una planta trepadora muy popular por el delicado aroma que desprenden sus flores. Los Jasminum Officinale, comúnmente conocidos como jazmines de verano, son plantas perfectas para una zona soleada y protegida del viento. Las alegres flores amarillas del Jasminum Nudiflorum, también conocido como jazmín de invierno, crecerá sano y fuerte en lugares parcialmente sombreados y un poco más cálidos en la época de floración.

Dónde colocar un jazmín

Todos los jazmines necesitan un suelo fértil y bien drenado. Requieren de unas condiciones de luz importantes, siendo el lugar ideal para su colocación uno en el que pueda disponer de pleno sol o parcialmente soleado. El jazmín de verano necesita un lugar protegido del viendo, con luz solar directa y, de ser posible, orientado al sur o sudeste. El jazmín de invierno es más tolerante a la sombra parcial y crecerá bien en cualquier orientación, aunque se recomienda evitar el norte y noreste.


En las zonas con inviernos duros y heladas, quizá sea necesario colocar un jazmín de invierno dentro de un invernadero sin calefacción si no hay heladas o con un pequeño calefactor que asegure unas temperaturas nocturnas de 13ºC como mínimo.

Si tienes tu jazmín plantado en una maceta, asegúrate de que cuenta con unos buenos agujeros de drenaje para evitar que el agua se quede estancada en la base de la maceta. Puedes cubrir la parte baja de la maceta con guijarros para evitar que la tierra se filtre a través de los agujeros. Por último, rellena la maceta con el sustrato elegido y deja un par de centímetros hasta el borde para poder regar cómodamente. Ahora ya podrás colocar tu jazmín en un lugar con mucha luz o luz ligeramente filtrada.


Riego y nutrición para un jazmín

El jazmín necesita bastante agua durante la época más cálida y cuando las plantas están en época de crecimiento, es decir, primavera y verano. En invierno, por contra, se debe limitar la cantidad de agua que recibe, ya que está en un estado de inactividad y sus raíces podrían sufrir daños. Cuando tu jazmín está en el exterior, es probable que no necesite un suministro de agua adicional en invierno, a menos que el clima es muy seco o el suelo esté congelado en cuyo caso un riego con agua tibia será lo ideal.

Los jazmines que se encuentran plantados en macetas requerirán de un fertilizante con un alto contenido de potasio usado de manera mensuales. Un fertilizante orgánico balanceado también nos valdrá para abonar nuestros jazmines. Por último, los fertilizantes de algas y ceniza de madera son fuentes orgánicas potenciales de potasio que pueden añadirse al sustrato para asegurar su correcto crecimiento.

La poda del jazmín

El jazmín de verano se puede podar en diferentes momentos de la temporada. Principalmente se recomiendo realizar la poda fuerte al final del invierno cuando el peligro de nuevas heladas haya pasado, de este modo quedará totalmente preparado para empezar a brotar en la primavera. El siguiente momento en que puedes realizar la poda de tu jazmín es después de su floración, dejando dos o tres yemas por cada ramo florecido, lo que asegurará nuevos crecimientos en el siguiente año.


Para el jazmín de invierno la poda se realizará siempre después de la floración, lo que asegurará un vigoroso crecimiento y floración para la próxima temporada.

Una vez que hayas decidido el momento en que debes podar tu jazmín dependiendo de la variedad que tengas, debes decidir la forma en que procederás en la poda y la forma que quieres darle a la planta. Los pasos generales en la poda del jazmín son:

Primero centrate en eliminar cualquier tallo o rama muerta, dañada y/o enferma. Esto mantendrá la planta limpia y evitará la propagación de la posible enfermedad. Elimina los tallos enredados o tallos viejos que ya no producen flores. Debes asegurarte de mantener la planta libre de enredos ya que dará un mejor aspecto y hará que sea más fácil de mantener y cuidar. Si te encuentra con una maraña difícil, busca el inicio del tallo y corta por allí. Poda aquellos tallos que crecen fuera de la estructura de soporte. Puedes controlar la dirección de los nuevos crecimientos mediante la poda justo por encima de un tallo que está creciendo en una dirección incorrecta. Por último, recorta todo lo que consideres necesario para mantener tu jazmín dentro de los límites del emparrado.

No tengas miedo en utilizar las tijeras de podar con tu jazmín, piensa que una buena poda anual dará un aspecto mucho más aseado a tu jazmín y hará que crezca con mucha más fuerza y vigor en la siguiente temporada.


Propagación del jazmín

Es probable que al cuidar tu jazmín, algún familiar o amigo quiera tener una planta tan bonita como la tuya. En esta sección verás que la propagación del jazmín es una tarea sencilla si se hace de manera correcta.

El jazmín se puede propagar por capas o por esquejes. Las variedades al aire libre se propagan por estacas semiduras tomadas en invierno, pero las variedades de invernadero se desarrollan mejor tomando partes del jazmín internodales o esquejes semiduros con hojas tomados en primavera o verano y puestos a enraizar en invernaderos.


El jazmín de interior

Si te gusta el dulce aroma de las flores del jazmín, es probable que quieras tener una de estas plantas en tu hogar para poder disfrutar de ella. Antes de comprar un jazmín, ten en cuenta que no todas las variedades de jazmín tienen flores olorosas. El Jasminum Polyanthum, la variedad más utilizada en el cultivo de jazmín en interiores, tiene un aroma dulce especialmente fragante por la noche.

En primer lugar, es importante remarcar que el jazmín, no es una planta de interior, sin embargo, alguna de sus variedades se puede adaptar a la vida interior. Es importante saber cuidar un jazmín en el interior para que crezca saludable y nos de flores cada año.


Cómo cuidar un jazmín de interior

Los jazmínes de interior necesitan de zonas con muchísima luminosidad para desarrollarse, sobre todo en verano. Debes colocar tu planta en una zona con mucha luz solar para fomentar un crecimiento robusto. En las épocas más cálidas, puedes plantearte sacar tu jazmín al balcón para que tenga más acceso a la luz solar.

En invierno, las temperaturas estables superiores a los 10ºC harán que la planta no reciba los estimulos de temperatura que necesita para su correcta floración. Este es el motivo por el que muchos jazmines criados en interior no florecen año tras año. La solución es simple, únicamente deberás trasladar al exterior tu jazmín en invierno resguardándolo de las heladas para que no se seque. Por otro lado, debes tener en cuenta que los jazmines son plantas trepadoras, por lo tanto, debes disponer de algún tipo de emparrado por el que puedan crecer sus alargadas ramas.

Ubicarlo en una habitación con mucha iluminación o cerca de una ventana soleada es ideal para tu jazmín de interior. En invierno debes asegurarte de que recibe temperaturas inferiores a los 10ºC y protegiéndolo de las heladas. El balcón será en invierno el lugar adecuado para tu jazmín. Asegura una buena circulación de aire a la planta, esto promover bonitas, fragantes y vistosas flores blancas. La planta aguantará bien hasta 4 horas al día de luz solar directa, desde la primavera hasta el otoño y deberás evitar la luz solar directa en invierno.

El sustrato para los jazmines de interior debe ser poroso y puedes mezclarlo con corteza de coco o de otros materiales orgánicos para asegurar que retiene la humedad. El sustrato debe estar húmedo durante todo el año, pero nunca empapado, ya que podría pudrir las raíces de tu planta. Deberás espaciar la frecuencia de riego durante el período de descanso tras el declive de la floración.

Un buen cuidado para tu jazmín interior incluye la fertilización periodica con un abono para plantas de interior debilitado durante todo el período vegetativo. Los fertilizantes con una concentración superior de fósforo prolongará el tiempo floración.

Si detectas masas algodonosas bajo las hojas y en los tallos seguramente te estará atacando una plaga de cochinilla. Retira la mayor cantidad posible de hojas afectadas al podar tu jazmín, posteriormente, usa un algodón humedecido en alcohol para eliminar cualquier masa que pueda quedar una vez finalizada la poda.

Al igual que en los jazmines de exterior, será necesario realizar una poda generosa a tus jazmines de interior. Deberás podar fuertemente a principios de la estación de crecimiento, es decir, en la primavera y siempre que las ramas o tallos se salen del soporte de crecimiento que hayas dispuesto.

Con los cuidados adecuados, un jazmín de interior tendrá una vida larga.


Fuente: https://como-cuidar.com/


¿Quiénes somos?

¡Somos un equipo de personas entusiastas, con muuuchos años ya de experiencia en este sector, que nos encanta nuestro trabajo y que queremos compartir contigo la pasión que sentimos por la jardinería!

JardinerosProfesionales es el lugar de encuentro de todos los jardineros y apasionados de la jardinería en general. Aquí podrás informarte de todo lo relativo a la jardinería (técnicas, maquinaria, herramientas...), leer las opiniones de otros usuarios, comentar las últimas noticias, compartir las imágenes de tus trabajos con otros jardineros ¡y mucho más!

¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas ayuda? ¿Tienes alguna propuesta? ¿Quieres publicitarte aquí?...