Buscar
  • Jardineros Profesionales

Cuándo y cómo sembrar remolacha



La remolacha, de nombre científico Beta vulgaris, es una hortaliza muy popular tanto por su facilidad de cultivo como por sus múltiples usos. Como ingrediente de cocina, es muy habitual de usar en ensaladas y platos de todo tipo, ya sea cruda o cocida. Además, sus hojas también se usan en el preboggion, un ingrediente típico de la cocina italiana. Es también un ingrediente del Borsch, que es una sopa de verduras, y de la ensalada roja colombiana. Sus zumos son también conocidos y muy saludables, y de algunas variedades de remolacha se extraen azúcar y colorantes.


Cuándo sembrar remolacha


Lo más habitual es sembrar la remolacha desde mediados de primavera, en finales de abril, hasta el inicio del verano a mediados del mes de junio. Sin embargo, se trata de una hortaliza muy resistente, que puede lidiar bastante bien tanto con el frío como con el calor.

Gracias a esto, no es raro que algunos aficionados o agricultores la cultiven durante buena parte del año, especialmente en climas más bien templados. Si tienes suerte y vives en un clima que no sea excesivamente frío ni caluroso, podrás cultivar remolacha durante prácticamente todo el año, con excepción de los meses más duros del verano.


Cómo sembrar remolacha


Preparar el suelo es uno de los puntos más vitales en el cultivo de la remolacha, ya que se trata de una hortaliza de raíz que necesita que la tierra esté suelta para que no ofrezca resistencia y no la deforme. Por esto, resulta especialmente importante removerlo abundantemente para soltarlo. Además, los suelos arcillosos no se llevan bien con esta planta. También es importante enriquecer la tierra previamente. Uno de nuestros mejores aliados será, una vez más, el humus de lombriz, uno de los abonos orgánicos más completos que existen. También podemos aportar a la tierra algo de ceniza. Una vez tengas el suelo listo, sigue estos pasos para sembrar remolacha:

  1. Deja las semillas en remojo la noche anterior y riega la tierra para que esté algo húmeda cuando las siembres al día siguiente.

  2. Plántalas a una profundidad de unos 3 cm, dejando unos 20 o 25 cm de distancia entre las distintas plantas. Si siembras más de una línea de ellas, respeta al menos 40 cm entre las distintas líneas. De cada semilla de remolacha, que es en realidad un golmérulo, pueden nacer hasta dos o tres plantas, por lo que hacer un aclarado será necesario, dejando solo la más fuerte de cada una de ellas.

  3. Tras sembrar, riega de nuevo abundantemente, aunque siempre sin llegar a encharcar el suelo. Las semillas tardarán aproximadamente unos 10 días en germinar, momento en que deberás reducir los riegos a una vez por semana o cada 15 días, dependiendo de la época y el clima local.


En algo más de un mes será el momento de hacer el aclarado, cuando las plantas tengan 4 o 5 hojas verdaderas. En lugar de tirar de las plantas débiles, simplemente pódalas a ras de suelo para evitar dañar las fuertes. Por último, si en tu zona hay aves, es aconsejable cubrir tus plantas hasta que tengan cierto tamaño para evitar que los pájaros las arranquen o se alimenten de ellas.


Remolacha - cuidados básicos


Para terminar, te ofrecemos algunos consejos sobre los cuidados de la remolacha:

  • Como ya hemos dicho, uno de los puntos más importantes en el cultivo de la remolacha es el suelo. Apórtale una buena cantidad de nutrientes y de potasio, y asegúrate de que está todo lo suelto posible además de ofrecer un buen drenaje.

  • Respecto a la ubicación, lo habitual es cultivar la remolacha en una ubicación en que reciba de 4 a 6 horas de sol al día. En climas muy suaves puedes cultivarla a pleno sol, mientras que en otros más cálidos será más conveniente buscarle una zona de semisombra.

  • Para la temperatura, esta planta prefiere los climas templados. Su temperatura más ideal es de entre 10 ºC y 24 ºC, aunque puede soportar tanto temperaturas más altas como incluso algunas heladas no muy intensas.

  • En cuanto al riego, la planta agradece que el suelo esté húmedo la mayor parte del tiempo, pero no tolera los encharcamientos, que pueden pudrir sus raíces. Si la riegas demasiado poco, puede ocurrir lo contrario, y es que las raíces se rajen.

  • En unos tres meses desde su siembra aproximadamente, tus remolachas estarán listas para ser cosechadas.

Fuente: https://www.ecologiaverde.com

¿Quiénes somos?

¡Somos un equipo de personas entusiastas, con muuuchos años ya de experiencia en este sector, que nos encanta nuestro trabajo y que queremos compartir contigo la pasión que sentimos por la jardinería!

JardinerosProfesionales es el lugar de encuentro de todos los jardineros y apasionados de la jardinería en general. Aquí podrás informarte de todo lo relativo a la jardinería (técnicas, maquinaria, herramientas...), leer las opiniones de otros usuarios, comentar las últimas noticias, compartir las imágenes de tus trabajos con otros jardineros ¡y mucho más!

¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas ayuda? ¿Tienes alguna propuesta? ¿Quieres publicitarte aquí?...