Buscar
  • Jardineros Profesionales

Cómo cultivar Mano de Buda


La Mano de Buda, también conocido como la fruta del cidro es una fruta cítrica que rivaliza todas las otras frutas cítricas como los limones, y naranjas. Como ya puedes ver por las fotos y su nombre, luce como una mano! Esta fruta con color de limón puede tener “dedos” de 5-20 centímetros de largo que salen de un limón pequeño. Aunque la mano de buda no tiene mucha pulpa en su interior, es alabada por su increíble esencia y sabor cítrica-lavanda que es comúnmente usada en aceites esenciales.


Las Manos de Buda nacen de árboles y arbustos frutales de tamaño pequeño pero de formas y ramas sinuosas y enredadas que pueden llegar a medir hasta cinco metros de altura. Por tratarse de una planta arbustiva tiene gran número de ramas y de hojas. Éstas son abundantes, de alrededor de treinta centímetros, forma elíptica y alargada y con una suave línea dentada en los bordes. De las hojas a veces nacen pequeñas flores blancas y gruesas que desprenden un fuerte olor a azahar.


Al igual que la mayoría de los cítricos la Mano de Buda no requiere cuidados especiales en su cultivo, aunque sí hay que tener en cuenta si queremos tener un ejemplar en nuestro jardín o huerto una serie de precauciones, como protegerlos del frío y mantener una humedad y una iluminación constante, ya que el árbol es especialmente sensible a las heladas al calor intenso y a la sequía. Si has cultivado un árbol cítrico antes, la Mano de Buda se cultiva de la misma forma. A pesar de su origen asiático, zonas como el sur de California y los valles interiores en general se consideran ideales para su cultivo. En España, Levante y Andalucía serían los lugares ideales para plantar esta especie.