Buscar
  • Jardineros Profesionales

Cómo combatir el oídio del rosal



El oídio es una de las enfermedades más frecuentes y graves de las rosas del jardín. Se reconoce por un polvillo blanco que aparece sobre las hojas, los tallos y, sobre todo, los capullos florales. Por su aspecto, también hay quien le llama ceniza o blanquilla. Lo causa una variedad de hongos del género Podosphaera que se instalan en las plantas produciendo un daño considerable.


Síntomas de oídio en un rosal

Los primeros síntomas de oídio son unas ampollas rojas, casi imperceptibles, en la superficie de las hojas del rosal que van seguidas por la aparición de unas manchas blancas polvorientas en las partes aéreas de la planta.


El hongo puede infectar cualquier parte de la planta, pero prefiere el tejido más joven y son los brotes más tiernos, y los capullos de las flores, los que generalmente muestran los primeros signos de enfermedad.


Cuando el hongo se apodera del arbusto, las hojas se deforman y disminuye la capacidad de la planta para fotosintetizar los alimentos. Los capullos no se abren y el desarrollo del rosal se ve comprometido. Las infecciones severas detienen el crecimiento de las hojas, que<