Buscar
  • Jardineros Profesionales



Cuando escuchamos nombrar arañas o cuando vemos una de ellas nos sentimos aterrados, pues a la mayoría no nos gusta tenerlas en nuestro hogar. La buena noticia es que existen plantas que alejan a las arañas, por lo que si las siembras en tu jardín, podrás deshacerte de ellas sin lastimarlas.


Lavanda

Esta hierba perenne puede mantener a las arañas alejadas de tu hogar gracias a su distintivo aroma. Cultívala en macetas en el interior y colócala cerca de una ventana para que la fragancia fluya por todos lados.


Melissa officinalis

La melissa officinalis, también conocida como toronjil o menta melisa, es una hierba perfumada que puede prevenir arañas y mosquitos. Su fuerte fragancia hace que las arañas se sientan incómodas y no se acerquen.


Menta

Cultiva la menta en contenedores en interiores y utiliza la planta para repeler arañas.


Cymbopogon

El cymbopogon también llamado limoncillo tiene un fuerte aroma a limón y es conocida por disuadir a una gran variedad de insectos voladores y repeler a las arañas. En sus hojas tiene aceite de citronela, por lo que también mantiene alejados a los mosquitos.


Albahaca

La albahaca puede disuadir a muchos insectos, entre ellos las arañas. Cultívalos en una maceta en el alfeizar de una ventana para tener un suministro fresco de esta hierba aromática para tu cocina.


Romero

A las arañas no le agrada el aroma a romero y, por tanto, se mantienen lejos de donde se encuentra este. Pon varias macetas en las áreas en las que tienes problemas con ellas.


Crisantemos

Las flores de los crisantemos contienen un compuesto repelente de insectos conocido como pyrethrum que también está presente en muchos pesticidas orgánicos.


Caléndulas

Las caléndulas no solo te ayudarán a prevenir a las arañas en tu hogar, sino que también mantendrá a los mosquitos, los piojos y otras plagas alejadas.



Fuente: https://www.guiadejardineria.com/

  • Jardineros Profesionales



Durante el invierno son muchas las plantas que entran en reposo, haciendo que el jardín parezca dormido, como si alguien le hubiese dado a un imaginario botón de pausa. Todos los días parecen iguales, pues ellas permanecen prácticamente sin variaciones durante toda la estación. Los únicos cambios visibles son los que nos muestra el clima: a veces hay nieve, otras hielo, en algunas ocasiones llueve o hace viento. Pero esta situación puede ser algo diferente.


Si plantamos plantas de exterior de hoja perenne en nuestro jardín de invierno, vamos a poder seguir contemplando la belleza natural de nuestros rincones preferidos. Y eso por no hablar de que estas nos permitirán tomar fotografías magníficas durante todas estas semanas, independientemente de que caiga nieve o sople el viento.


¿Cuáles son las plantas más recomendadas? Pues bien, algunas de las que te recomendamos aquí son las siguientes:

  • Acebo (Ilex aquifolium)

  • Astilbe (Astilbe sp)

  • Cotoneaster (Cotoneaster horizontalis)

  • Dicksonia (Balantium antarcticum)

  • Durillo (Viburnum tinus)

  • Eucalipto de las nieves (Eucalyptus pauciflora)

  • Palmito elevado (Trachycarpus fortunei)

  • Jazmín estrellado (Trachelospermum jasminoides)

  • Rosa de navidad (Helleborus niger)


Acebo

El acebo es un árbol, en ocasiones arbusto grande, perennifolio que puede crecer entre los 6 y los 15 metros de altura. Tiene un tronco recto y un porte piramidal, además de una copa muy ramificada de la que brotan numerosas hojas ovaladas. Fructifica en otoño-invierno.


Astilbe

El astilbe es una robusta planta perenne que se cultiva tanto por su porte como, sobre todo, por sus llamativas flores plumosas. Dependiendo de la variedad, llega a medir hasta 1 metro o metro y medio de altura, y en primavera produce sus flores, que son rojas, rosas o lilas.

Para crecer necesita sombra parcial, pero en climas muy fríos se cultiva a pleno sol. Soporta sin problemas las heladas de hasta los -18ºC.


Cotoneaster

El cotoneaster es un arbusto perennifolio que crece alcanza el metro de altura aproximadamente. Sus hojas miden más o menos un centímetro, y son de color verde. Sus frutos son bayas rojas con un alto valor ornamental.

Se trata de una planta interesante para climas templados y fríos, ya que resiste las heladas de hasta los -20ºC.


Dicksonia

La dicksonia es un helecho arbóreo que alcanza los 15 metros de altura. Sus hojas, llamadas frondes, son perennes, con una longitud de entre 2 y 6 metros. El ritmo de crecimiento es muy lento, pero es una planta que puede usarse para decorar los jardines y terrazas desde su juventud.

Tiene que estar en sombra o semisombra, pues si le da el sol de manera directa la »quemará». Si el ejemplar es adulto y está aclimatado es capaz de soportar hasta los -10ºC según algunos portales ingleses como Foliosa, del Reino Unido, pero aconsejamos protegerlo si baja de los -4ºC.


Durillo

El durillo es un arbusto perennifolio que también se puede tener como arbolito de hasta 7 metros ya que tolera bastante bien la poda. Sus hojas son ovado-elípticas, de color verde brillante por el haz y más claras por el envés. En primavera produce flores blancas agrupadas en inflorescencias que atraen a varios insectos beneficiosos, como a las abejas.

Resiste las heladas de hasta los -12ºC.


Eucalipto de las nieves

El eucalipto de las nieves, o el eucalipto de nieve como también se le conoce, es un árbol perennifolio que, dependiendo de la crudeza del clima en el que habita, puede crecer hasta 5 metros, o bien superar los 7 metros. Las hojas en los ejemplares adultos son lanceoladas, pero de jóvenes tienden a ser un poco ovadas.

Se trata de una planta muy recomendable para aquellas zonas donde las temperaturas pueden llegar a bajar mucho, puesto que soporta hasta los -23ºC.


Palmito elevado

El palmito elevado, conocido también como palmera excelsa, es una de las especies de palmáceas más resistentes al frío invierno. Desarrolla un único tronco de hasta 12 metros de altura por unos 30 centímetros de grosor, del cual brotan hojas palmadas de 75 centímetros de ancho por 50 centímetros de largo.

Crece en lugares expuestos al sol, y puede sobrevivir hasta los -20ºC si son heladas puntuales.


Jazmín estrellado

Se le llama también jazmín de leche o jazmín hélice, y es un arbusto trepador perennifolio que puede medir hasta 10 metros de alto si tiene soporte, o bien crecer como una mata redondeada de unos 7 metros de alto. Sus hojas son simples y oval-lanceoladas, de color verde oscuro brillante. En primavera produce flores blancas y muy perfumadas, similares a las del verdadero jazmín (Jasminum).

No obstante, las similitudes acaban ahí, ya que el jazmín estrellado es una planta que resiste mucho mejor el frío: hasta los -12ºC.


Rosa de Navidad

La rosa de Navidad o heléboro, es una planta perenne que crece como rastrera, llegando a medir unos 0,50 metros. Las hojas son palmadas y de color verde oscuro. Durante el invierno produce flores de gran tamaño y de color blanco, rosa, o rojo dependiendo de la variedad. Asimismo, es importante añadir que es tóxica si se ingiere.

Crece en semisombra, de modo que se recomienda tenerla un poco protegida del astro rey. Soporta hasta los -10ºC.


Fuente: https://www.jardineriaon.com/



Aunque es una de las opciones menos comunes en la decoración navideña de la vivienda, el árbol o abeto natural sigue siendo una posibilidad, elegida por aquellos que prefieren el realismo a lo artificial. En viveros o grandes establecimientos en sección jardinería podemos encontrar árboles de Navidad para decorar durante las fiestas. Pero el problema llega en enero a la hora de guardar y almacenar los adornos navideños hasta el año siguiente. Un árbol artificial puede guardarse sin problemas pero, ¿qué hacemos con un abeto natural?


Reciclar el árbol de Navidad

Aunque puede que ya sea demasiado tarde para llevarlo a la práctica, a veces, la solución, llega antes de la compra. La mayoría de establecimientos venden los abetos o pinos de usar y tirar; es decir, sin raíces. Esto hace difícil la recuperación o el mantenimiento del árbol cuando acaba la Navidad, ya que este no podrá agarrarse a la vida. Por tanto, si queremos ser amables con la naturaleza, debemos asegurarnos de comprar un árbol en maceta y con raíces.


Para comprobar qué es así, antes de comprar elije el árbol y tira de este para asegurarte de que el cepellón sale entero y la tierra no se desmorona al salir de la maceta. Si es así es señal de que el abeto está enraizado y podemos llevarlo a casa.


Si es el primer año que lo compras, puedes mantenerlo en su maceta de origen las primeras Navidades, pero cambiarlo cuando acaben a un macetero más grande y amplio. Tanto durante como después de las fiestas debes regarlo, no olvides que es un ser vivo aunque al verlo tan disfrazado no lo parezca. Es muy importante mantenerlo húmedo ya que el abeto o pino no son especies de interior y durante las fiestas sufrirán los duros efectos de la calefacción y el calor cuando son árboles de climas fríos.


Por las razones anteriores puede ser complicado recuperar un árbol de Navidad tras las fiestas, pero nada es imposible. Procura, mientras esté dentro de casa, no colocarlo demasiado cerca de los radiadores, abrir las ventanas durante un rato en la medida de lo posible, humedecerlo muy de vez en cuando y sacarlo al exterior lo antes posible nada más acabar las fiestas.

Ahora llega el momento de quitarle los adornos, trasplantarlo a una maceta mucho mayor con agujero de drenaje en la base y regar muy a menudo hasta que le devuelvas la vitalidad perdida durante los días navideños.

También puedes, si posees jardín o patio, trasplantarlo en el terreno, con lo que lograrás un mejor desarrollo y un completo crecimiento que puede alcanzar hasta los cinco metros de altura. Los abetos o pinos son árboles muy bellos que pueden aportar mucha vida a tus exteriores.

Si no tienes terraza o jardín, siempre puedes regalárselo algún familiar o amigo que sí tenga espacio para que el árbol siga viviendo a la vez que decorando.

Otra opción posible es llevar el árbol natural a centros especiales de acopio y reciclaje que recuperarán el árbol o lo utilizarán como abono o compost para el mantenimiento de otras especies y ejemplares. De esta manera, tu árbol no acaba en la basura y tendrá un final de ciclo natural y útil.


Algunos ayuntamientos y gobiernos poseen servicios públicos de recogida de árboles naturales tras las fiestas que aprovechan después en parques u otras infraestructuras exteriores si el árbol se ha podido recuperar y está vivo, o convierten en compost ecológico para el abono de dichos lugares, por ejemplo.


Ya ves que hay muchas posibilidades que evitan que tu árbol, tras acabar su cometido navideño, vaya a la basura o muera de forma triste. Siempre podrá seguir viviendo sano y salvo con los cuidados adecuados o servir de ayuda al mantenimiento ecológico de otras plantas o árboles si no podemos mantenerlo vivo.


Fuente: https://www.pisos.com

¿Quiénes somos?

¡Somos un equipo de personas entusiastas, con muuuchos años ya de experiencia en este sector, que nos encanta nuestro trabajo y que queremos compartir contigo la pasión que sentimos por la jardinería!

JardinerosProfesionales es el lugar de encuentro de todos los jardineros y apasionados de la jardinería en general. Aquí podrás informarte de todo lo relativo a la jardinería (técnicas, maquinaria, herramientas...), leer las opiniones de otros usuarios, comentar las últimas noticias, compartir las imágenes de tus trabajos con otros jardineros ¡y mucho más!

¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas ayuda? ¿Tienes alguna propuesta? ¿Quieres publicitarte aquí?...