Buscar



A cualquier amante de la jardinería le encantaría tener plantas saludables siempre en vez de curarlas tras la aparición de plagas y enfermedades. Infelizmente, la mayoría de los jardineros y de los agricultores dependen de los pesticidas químicos para proteger sus plantas. Así como una persona sana a veces precisa de medicamentos para sanar sus dolencias y se recupera de otras sin necesitarlos, también la mayoría de las plantas prosperan con o sin uso de ellos. Sigue leyendo para conocer cuáles son las precauciones antes de rociar las plantas con pesticidas.


  • Al utilizar un insecticida, un pesticida, un fungicida o cualquier otro producto químico en las plantas debes tener en cuenta hacerlo un día en el que no haya vientos fuertes ni tampoco lluvia, dado que podría lavarse rápidamente.

  • El producto químico deberá usarse según las instrucciones del recipiente y, quien lo aplique, tendrá que colocarse guantes de seguridad, gafas protectoras, mascarilla y delantal de jardinería. Asimismo, deberá estar de pie según la posición en la que el viento sople para que al rociar no se te venga el producto encima.

  • Una vez que hayas aplicado el producto químico en las plantas, lava tus manos cuidadosamente con agua y jabón.

  • Ten mucho cuidado de donde almacenas el pesticida o cualquier producto químico. Siempre mantenlo lejos del alcance de los niños y ponle una etiqueta que diga “venenoso”.

  • Si vas a consumir verduras que has rociado, lo ideal es hacerlo después de tres-cuatro semanas de fumigación.

  • Aplica cualquier producto químico por la mañana o por la noche y no lo hagas en las horas calurosas, porque puedes poner en peligro al follaje de las plantas.

  • Lava el recipiente y el pulverizador con agua antes y después del uso.

  • Si las plagas o las enfermedades pudieran tratarse con remedios caseros naturales, en vez de hacerlo con productos químicos, mucho mejor.


Fuente: https://www.guiadejardineria.com/




Plantar no solo significa poner el material vegetal dentro del suelo. Si el material vegetal es un árbol o un arbusto, deberás seguir ciertos pasos.


Algunos de los conceptos básicos para plantar plantas ornamentales y arbustos pequeños son los siguientes:

  • Realiza la siembra preferiblemente a última hora de la tarde, pues esto evitará que la planta transpire.

  • De ser posible, proporciónale a la planta una sombra ligera hasta que se establezca sobre todo en climas cálidos.

  • El suelo donde colocarás la planta deberá prepararse con anticipación.

  • Si vas a trasplantar una planta que está en el suelo para llevarla a otro lugar de tu jardín, lo primero que deberás hacer antes de arrancarla regar el suelo.

  • Retira la planta con las raíces intactas junto con el cepellón de tierra.

  • Cuando vayas a plantarla, extiende las raíces para que estas no se retuercen, ni se amontonen o entrelacen.

  • Si la planta requiere apoyo, estácala tan pronto como las raíces se extiendan.

  • No insertes la estaca de inmediato después de plantar, ya que podrías ocasionarle un daño mayor a la planta que si se inserta después de que la planta se haya establecido.

  • Añade la mezcla de tierra gradualmente y reafirma alrededor de la planta. Para plantas grandes podrías hacer esto con el pie.

  • Una guía segura con respecto a la profundidad en la que debes cavar, es que la porción del suelo esté hasta el nivel original de la planta.

  • Después de plantar riega con una regadera. No riegues si la siembra se realiza en época de lluvias.


Conceptos para trasplantar un árbol pequeño de un sitio a otro

  • El trasplante de un árbol pequeño debería realizarse durante la temporada de lluvias para disminuir la pérdida de transpiración.

  • Cava un hoyo del tamaño apropiado con anticipación.

  • Coloca el árbol sobre una tela de yute para trasplantarlo hasta su nuevo hoyo.

  • Levántalo cuidadosamente y colócalo dentro del hoyo.

  • Cubre las raíces con tierra y presiona firmemente con el pie y riega para que el agua llegue al final de las raíces.

Fuente: https://www.guiadejardineria.com/

  • Jardineros Profesionales


Al igual que tú, el césped y la tierra que está por debajo precisa respirar y, para ayudarlos, es importante airear el suelo.


Para proporcionarle aireación al césped es importante que sepas que tendrás que lidiar con la paja que, es la capa orgánica de material vivo y muerto que está suelto sobre él. La acumulación de paja empieza cuando el césped empieza a producir desechos tales como brotes, raíces y tallos más rápidamente de lo que se podría descomponer. Una capa de paja sobre el césped no es malo, porque lo aísla de las temperaturas extremas, no obstante, una capa gruesa de más de tres centímetros podría ocasionar problemas.


Uno de los problemas que podría ocasionar el exceso de paja es la retención del exceso de agua, lo que disminuye el oxígeno que llega a las raíces. También pueden surgir enfermedades e incrementar las plagas.


El cúmulo excesivo de paja en el césped dificulta la respiración del césped. Por tal motivo, airear el suelo en primavera u otoño podría controlarla.


El proceso de aireación es tan simple como rastrillar la mayor cantidad de paja que pudiera haber en vez de solo quitar las hojas que están sobre el césped. Haz esto cuando el césped se encuentra en su máximo periodo de crecimiento para que logre recuperarse rápidamente. Realiza esta tarea a fines de la primavera o a principios de verano para el césped de estación cálida y a principios de la primavera o en el otoño para césped de estación fría.


Alquila un aireador de núcleo de césped en una tienda de jardinería, dado que no necesitas airear el suelo frecuentemente, sino cada dos o tres años. Este equipo saca núcleos de la tierra del suelo para dejar que el aire ingrese. Estos núcleos o tapones deben sacarse del césped cada ocho centímetros.


Este proceso resulta más sencillo si se riega el césped el día anterior. Luego de airear el suelo deja los tapones sobre el césped para que le añadan nutrientes al mismo y riega cada tres días después de haberlo aireado.


Fuente: https://www.guiadejardineria.com/